Vacaciones

Llevo dos meses sin pasar por aquí pero tampoco es que haya tenido demasiado tiempo. En junio estuve estudiando sin parar, escribiendo mi trabajo de fin de grado (TFG) sin parar, fui unos días a Weimar porque tenía un Auswahlseminar (seminario de elección) para un trabajo que solicité, volví un par de días a España para la boda de mi hermana, consultar un par de asuntos con mi universidad de España y para votar (y en el plano político todo quedó igual). En julio tuve mis últimos exámenes de la carrera (y sí, he aprobado todo aunque no con las notas que me esperaba, una hora después de mi último exámen tuve la cutre-ceremonia de graduación que tuvimos que “exportar” a Alemania porque lo de las becas no es tan típico, tuve mil correos y visitas a despachos para aclarar el estado de los tutores de mi TFG (a día de hoy todavía tengo problemas con ello) y un par de días más tarde me fui a Berlín como Workcampleiterin / Teamer de un workcamp internacional en un memorial de un campo de concentración.

IMG_20160729_225513
Dibujos en las antiguas cocinas de KZ Sachsenhausen
IMG_20160727_021217
Zona gris
IMG_20160726_141016
Entrada al campo

La duración del workcamp eran tres semanas, las dos primeras las compartimos con el grupo anterior y la última con el grupo siguiente. Los tres grupos estaban llenos de gente interesante y maravillosa, y sin duda aprendimos mucho sobre otros países, ya fuese en el plano cultural, histórico o político, también algo sobre la historia de Alemania y el presente de Alemania. No se desarrolló como había planeado, ya que muchas de las discusiones interesantes sobre temas como los derechos humanos, se llevaron a cabo de manera esporádica y cuando no todo el grupo estaba presente. Pero bueno. También he de decir que hay una diferencia abismal en ocasiones cuando a uno le toca  (o elige) ser teamer al cuidado de 13 jóvenes mayores de 18 años, que cuando uno es un participante voluntario dispuesto a tener un verano distinto. Me agobié en varias ocasiones, no pude controlar mis ataques de ira en otras, y eso que no era la primera vez que estaba en una posición así. El año pasado al menos tenía a una co-teamer que equilibraba la situación siempre. Si yo me enfadaba, ella me calmaba; si ella se enfadaba, yo la calmaba. Obviamente echo de menos a mi grupo, y al grupo anterior, pero lo cierto es que los últimos días ya estaba deseando que se acabase todo porque la motivación, el respeto hacia los demás había disminuido mucho y el pasotismo había aumentado demasiado, tanto que el día que teníamos que irnos sólo dos personas se dignaron a ayudar algo a recoger la cocina y cómo no… las charlas de la señora de la limpieza me las comía yo porque eran en alemán. Con el tercer grupo me infiltré en plan nueva participante para tener un par de días de vacaciones con gente que me caía excepcionalmente bien y creo que esos 4 o 5 días han sido mis únicas vacaciones reales en todo lo que llevo de verano.

IMG_20160813_220711
Dom+Lustgarten+un libro nuevo = relax total
IMG_20160820_183907
Berlinarteando un poco

El pasado domingo cambié Berlín y su ritmo de dormir 5 horas cada noche por Hannover, donde estoy haciendo el trabajo que al final conseguí en el Auswahlseminar de Weimar (yay!). Se trata de un curso de orientación con una asociación que organiza intercambios escolares. Trato de orientar en 3 semanas a un grupo de adolescentes de Latinoamérica para una estancia en Alemania durante un año en una familia alemana y en una escuela alemana con menos problemas. Es difícil porque hay mucho que decir, poco tiempo y son bastante indisciplinados. Pero lo intento. Lo curioso es que últimamente tengo la cabeza en las nubes y tengo errores de principiante, como por ejemplo el viernes, que me metí por error en el tren equivocado y era un IC (tipo tren de alta velocidad, caro, de larga distancia y en este caso con destino a Ámsterdam) en lugar de en un S-Bahn (tipo cercanías con destinto el centro de la ciudad). Entre la preparación de las clases y tener que encontrar tiempo para terminar el TFG no me queda mucho más tiempo libre. Lo bueno es que algunas de las cosas que les tengo que decir ya las tengo aquí colgadas o en borradores de cuando me da por escribir por un tema, pero se alarga y al final no lo publico.

IMG_20160824_202049
Atardecer desde el Machsee de Hannover
IMG_20160823_185250
Cuando vives en la periferia y al bajar del autobús te encuentras ovejas

Cuando termine este trabajo, volveré a mi ciudad en Baviera a terminar en pocos días el TFG, entregarlo, descansar e intentaré trabajar otras tres semanas para conseguir algo de dinero que necesito para pagarme el máster que voy a hacer a distancia antes de que el máster empiece. Mis amigos no entienden muy bien que dedique mis veranos a hacer tantas cosas que no sean meramente descansar, pero en el fondo me lo paso bien y lo más importante es que siempre acabo pensando que me servirá en el futuro. Tanto por el workcamp, como por el curso de orientación me dan un certificado de prácticas. Las prácticas del curso de orientación las puedo utilizar para mi formación adicional como consejera de plurilingüísmo. Por el workcamp no me pagaron, pero yo tampoco tuve que pagar y… “vacaciones” gratis en Berlín! Por el curso que hago ahora sí que me pagan y está bastante relacionado con mis estudios, así que es experiencia que consigo. Muchos/la mayoría de los alemanes de mi círculo de amigos o conocidos  (que han estudiado en la universidad) han “sacrificado” algunas vacaciones para hacer unas prácticas (algunas divertidas y en lugares de ensueño y otras más aburridas) y la verdad es que me gusta sentirme útil.

En mi año como aupair en teoría tenía como dos semanas de vacaciones (sin contar unos pocos días que tuve en Navidad aunque tuve que volver antes de reyes).  Por aquel entonces mi relación con la familia no era la mejor, pero tampoco era extremadamente mala. Yo había entrado en una dinámica de interesarme por lo que era bueno para mí, sonreír, tratar de sacarles conversación para practicar el alemán ya que su interés por aprender español se había desvanecido bastante… Teníamos una relación cordial, a veces mejor y otras peor. Con los abuelos me llevaba bastante bien :). Me dijeron que tenían planeado ir dos semanas a España, a una casa que tenían en la costa. Yo conocía la casa de fotos y porque les había ayudado a traducir un anuncio para alquilarla a unos precios que no mucha gente se podía permitir, pero bueno. La cuestión es que me dijeron que si quería ir con ellos, estaba más que invitada, pero que también podía decidir hacer cualquier otra cosa. Me lo planteé como cinco minutos: Vacaciones en la playa en Jávea (Alicante) cuando durante años he veraneado en Valencia = nada nuevo excepto más turistas. Vacaciones con la familia, que a la primera oportunidad que tuvieran me pedirían quedarme con la pequeña o sacar al perro, o hacer cualquier cosa de las que no me apetecería hacer en mis dos semanas de descanso. Vacaciones a la familia cuando quería descansar de ellos.
Lo cierto es que si hubieran decidido irse de vacaciones a cualquier otro lugar tipo Italia, Francia, Suiza o lo que fuera, me hubiera costado más decidirme y tal vez hubiera ido con ellos por la cosa de vacaciones “gratis” a cambio de un par de horas de trabajo.

En lugar de ir con ellos de vacaciones, decidí buscar una alternativa interesante y me topé con la oportunidad de hacer un voluntariado internacional en Alemania (también cerca de Berlín en un memorial de concentración) y fue una de las mejores decisiones que tomé. Podría haber vuelto a España a visitar a mis padres, haber tratado de organizar algo con mis amigos, haber ido a visitar otros países u otras ciudades por mi cuenta o con otra gente, pero no. Fue una experiencia extraordinaria, con gente genial, de nuevo me lo pasé genial, aprendí mucho, pude refrescar mi inglés porque en Köln mi objetivo era hablar “sólo” alemán y lo estaba consiguiendo pero a cambio mis otros idiomas se estaban atrofiando, tuvimos un encuentro con dos antiguas prisioneras del campo… Decidí vivir la experiencia de estar en Alemania desde otro punto de vista y me encantó. En serio, no puedo hacer otra cosa que recomendarlo, siendo o no siendo aupair un voluntariado internacional con una ONG que no te saque los ojos y te permita tener unas vacaciones baratas haciendo algo bueno con buena gente.

Actualmente tengo una “nueva familia alemana” con la que tengo muy buena relación, me encantan los niños a los que cuido de vez en cuando, me encantan los padres, y las veces que me han ofrecido ir con ellos de “vacaciones” (fin de semana largo, en adviento, etc.) ha sido a Praga y encantadísima de ir, encantadísima de estar con ellos y encantadísima de cuidar de los niños. Además de que siempre han sido encantadores conmigo y me han dejado hacer planes a parte si yo quería o quedar con amigos allí o cualquier cosa y yo era más dada a quedarme con ellos porque con ellos sí que me siento parte de la familia y me gusta. Así que la decisión de vacaciones con o sin la familia depende mucho de la familia con la que uno viva y de uno mismo y como se sienta.

Anuncios