Verano con los niños

Sí, escribo de pascuas a ramos.

Una de las cosas que me parecieron curiosas en mi año como aupair fue descubrir que las Schulferien (vacaciones escolares) alemanas eran distintas a las españolas. En España en verano hace un calor infernal dependiendo de donde estés. Por lo general de junio a septiembre. Imagino que principalmente por este motivo, se concentran las vacaciones en el periodo estival durante tres largos meses.

Schöne-Ferien
En Alemania, país donde a meses veces no existe el verano, esto es algo distinto. Las vacaciones se distribuyen a lo largo del año de manera más equilibrada. Como ya comenté en alguna entrada anterior, mi llegada a la familia en un mes de octubre coincidió con que estaban de Herbstferien (vacaciones de otoño). Luego vinieron las Weihnachten (las navidades), las Winterferien (las de invierno en las que muchos aprovechan para hacer esquí), Pfingsten (pascua) y las Sommerferien (las de verano). A todo esto hay que añadirle los días festivos que pueda haber y el hecho de que las Schulferien dependen del Bundesland en el que se encuentren.
Os enlazo a un calendario online donde se puede ver el año escolar por Bundesland.
Fotolia_57249713_yoshi5-e1398724124341

Dicho esto… ¿Cómo afectan tantas vacaciones dispersas a la aupair? Bueno:

La primera consecuencia haciendo matemáticas simples es que los niños tienen más vacaciones que tú y que posiblemente los padres, así que lo más probable es que te toque estar a su cargo cuando ellos estén de vacaciones. ¿Significa eso que trabajarás más? No necesariamente. Tú tienes las horas que te corresponden y nunca está de más recordarle a los padres que ya has hecho tus horas y que necesitas tiempo para ti si ves que realmente estás haciendo más de la cuenta.

La segunda es que tal vez, y solo tal vez, los niños se aburran más y mostrar más creatividad. Si no se os ocurren muchas, pinterest está llena de maravillosas ideas tan sencillas como esta. Realmente merece la pena hacerse un tablón de ideas en pinterest con actividades que puedan hacer contigo o de manera autónoma.

Mis consejos para estas épocas y para toda la estancia en general es que aproveches el tiempo atmosférico también. Si es otoño, haz algo otoñal, recoged hojas y haced arte. Si es invierno y tenéis nieve, aprovechadla y haced un muñeco o montad en trineo. ¡Hasta una bolsa de plástico sirve para deslizarse bien por una cuesta de nieve! Cuando haga muy mal tiempo haced actividades de interiores que sean divertidas tanto para los peques como para vosotros. Y los días de sol no desperdiciéis ni un minuto y salid a disfrutarlo con un buen helado.

Anuncios

No deberías ser aupair si…

No deberías ser aupair si…

no te gustan los niños.

no te gustan las lenguas y piensas firmemente que como en tu país de origen no se está en ninguna parte.

no tienes ningún interés por el otro país o conocer otras culturas u otra gente.

no estás dispuesto a aprender nuevas costumbres y adaptarte a ellas.

no tienes iniciativa propia.

estás acostumbradx que hagan las cosas por ti.

no eres colaborativx en casa.

quieres ganar mucho dinero.

Quizás parece muy obvio todo lo que he dicho, pero… he conocido a demasiadas personas que han querido o han sido aupairs por un tiempo sin haberle gustado en absoluto lxs niñxs y se han quejado de que en una actividad que presupone estar al cargo de niñxs. Que se han quejado hasta por haber tenido que hacer su propia cama. O incluso que se han quejado de que la gente no hablase su mismo idioma.

Resultado de imagen de odio a los niños

Y yo lo digo siempre, ser aupair no debería ser entendido como una profesión, sino como un intercambio cultural o una inmersión increíble en la cultura de llegada. Una experiencia que a ratos puede ser dura, solitaria, confusa, irritante… pero también cómoda: te vas a un país nuevo donde muchas veces no dominas la lengua y no tienes que enfrentar realmente las dificultades de otras personas migrantes con papeleo burocrático para encontrar una vivienda, impuestos, cuentas bancarias (generalmente las familias pueden echarte un cable con ello), hacer frente al pago del alquiler, etc.

Cuando trabajé en la agencia aupair, a parte de mucha gente incapaz de dar bien sus datos de contacto, me encontré a mí misma entrevistando a gente que no tenía el más mínimo interés en las labores que en teoría conllevaba ser aupair. Desde una pareja que quería independizarse e ir al extranjero a ahorrar y vivir juntos en una familia extranjera cuidando de niñxs ajenxs, a una muchacha embarazada que quería ganar un súper sueldo y practicar la crianza de niñxs para estar preparada cuando naciese su bebé. Y no, queridxs. No.
No se trata de ser Mary Poppins, pero hace falta un mínimo de coherencia.

Insisto en que hay otras opciones que no conllevan cuidar de niños o convivir con “tus jefes”, como puede ser un voluntariado o un workaway… Así que antes de apresuraros a vivir la aventura aupair, pensad realmente si es algo para vosotrxs o más bien no.

Regalos a los niños

Llevo una temporada queriendo dejar de ser babysitter ocasional, pero me parece tan genial que me lo paguen por pasármelo bien! eso si no contamos con todo el estrés que pueden generar los niños, o los padres y toda la responsabilidad de cuidar de unos niños que no son tuyos. Me gusta ser babysitter. Llevo cerca de año y medio con una familia que se ha convertido en mi segunda familia en Alemania donde los niños son un amor, super respetuosos, por lo general no dan mucho trabajo y la mayor parte del tiempo los superviso o les ayudo con los deberes (donde yo también tengo que poner a prueba mis conocimientos de la lengua) y les preparo la cena.

El problema que tengo es que quiero tanto a los niños y la familia me cae tan bien (especialmente la madre, porque el padre a veces es muy prepotente) que a veces me cuesta poner un límite entre ocio/trabajo. Me han invitado varias veces a cenar a casa durante exámenes para asegurarse de que comía correctamente y me pudiera despejar un poco , y al final siempre termino jugando con los niños y hablando largo y tendido con la madre sobre mil cosas. Otras veces hemos hecho exactamente lo mismo pero me pagaban por ello. Así que sí, me parece un lío separar a veces cuando es qué cosa.

A lo que no me suele mucho gustar que me inviten es a los cumpleaños. He trabajado en dos cumpleaños de la hija mayor (11), en uno de la pequeña (6) y en ninguno del mediano (9). Y en breves se acercan los cumpleaños de la pequeña y del mediano. Mi problema es que sé que a los niños les hace ilusión, del mismo modo que les gusta estar de seres queridos, pero más ilusión les hace que me curre regalos caros y yo soy pobre. Así que entre que ya tienen todo tipo de juegos, tienen una biblioteca extensa y a los padres no les gusta que acumulen más cosas, se hace un poco difícil encontrar algo que yo encuentre educativo-recreativo y que a ellos les guste.

regalos-dia-nino-nina

Mis ideas hasta ahora han sido:

  • Un libro en inglés de Diary of a Wimpy Kid (El diario de Greg en España). Con esto tuve bastante suerte porque estoy un poco desfasada en lo que se lleva ahora en la literatura infantil/juvenil, pero había visto a mi niña devorarse libros similares, y le encantó el que le compré además de la posibilidad de practicar activamente el inglés.
  • Vales de actividades conmigo: vale por un helado en verano, vale por un chocolate caliente en invierno, vale por elegir la película X día, vale por ir al cine, vale por día de manualidades… Me lo curré mucho con dibujitos y tal, y al final nunca los utilizaron conmigo.
  • Cositas de manualidades. Una de las cosas era una especie de puzzle bastante fácil de resolver, con pegatinitas y brillantes hasta hacer un loro precioso. El problema fue que la pequeña lo hizo en 20 minutos porque era más sencillo de lo que yo me esperaba y ahora decora su habitación, pero no es algo con lo que pueda jugar o pueda hacer siempre.
  • Otras cosas que no he comprado pero me han rondado por la cabeza han sido: pintauñas con purpurina y mierdas varias de tiendas como Claire’s, gomas de borrar con formas de cosas guays que no quieras utilizar para borrar pero sí llevártelas al cole para que todo el mundo las vea, más material escolar divertido y guay.
  • Otras cosas que no he hecho pero que me han rondado por la cabeza han sido: todo lo que veo por Pinterest relacionado con DIY y niños.

 

Lo cierto es que he tenido bastante suerte con mis niños de ahora por el momento porque a otros niños de los que he cuidado cuando era aupair les regalé cosas caras que no supieron valorar o que tampoco se adecuaban mucho a ellos y a cambio a veces ni tan siquiera recibí las gracias.

Nikolaus

Hallo zusammen!

Llevo unas semanas estresada, de malhumor y un poco decaída y acabo de ponerme de música de carnaval colonés y me han entrado ganas de volver por aquí. Ahora suena: Wenn et Trömmelche jeht. Pero eso es muy del 11.11. (que coincide con el día de Sankt Martin, en otra ocasión ya hablaré de eso) o de carnavales.

Mañana es 6.12. y eso significa que viene Nikolaus. Der Nikolaus es un señor blanco, de pelo canoso y larga barba canosa, entrado en carnes y vestido de rojo… ¿Nos suena de algo?  Nikolaus, Niklaus, Klaus, Santa Claus. Sí. Der Nikolaus viene el 6.12 y el Weihnachtsmann (Papá Noel) viene el 24.12. No estoy muy puesta en la diferencia entre ambos la verdad. ¿Nikolaus es el santo original en el que se inspiró Coca-Cola para crear a Santa? Lo importante es que los dos le traen regalos a los niños buenos.

nikolaus-weihnachtsmann
Der Nikolaus (links) und der Weihnachtsmann (rechts)

Lo normal en Alemania es poner esta noche un zapato grande, un calcetín grande o una bota delante de la puerta de la habitación o de la casa y a la mañana siguiente encontrarse con dulces (chocolatinas, frutos secos, chucherías…) y regalos pequeños dentro del calzado. En mi año como aupair yo puse la bota de agua porque era lo más grande que tenía y me desperté con chocolatinas, nueces, cacahuetes y un pintalabios de Maybeline dentro. El pintalabios fue definitivamente lo que más me sorprendió, y me agradó que lo comestible estuviese resguardado con plástico o una cáscara, porque de lo contrario hubiera sido una verdadera guarrada.

nikolaus
Lo bonito es ver que no es algo que se quede sólo entre los niños. Del mismo modo que hay adultos que se curran mucho los Adventskalender (calendario de adviento), los hay que siguen haciendo regalos a otros por Nikolaus. Yo este año no me he currado un Adventskalender, y he ido en el último momento a comprar chocolatinas para unos cuantos amigos que viven cerca y ahora me voy a preparar la presentación para dejarles los dulces aunque no estoy segura de si han dejado los zapatos fuera…

Espero que os hayáis portado bien y que recibáis muchas cositas si el Nikolaus se pasa por vuestras casas. Bis bald!

 

Vacaciones

Llevo dos meses sin pasar por aquí pero tampoco es que haya tenido demasiado tiempo. En junio estuve estudiando sin parar, escribiendo mi trabajo de fin de grado (TFG) sin parar, fui unos días a Weimar porque tenía un Auswahlseminar (seminario de elección) para un trabajo que solicité, volví un par de días a España para la boda de mi hermana, consultar un par de asuntos con mi universidad de España y para votar (y en el plano político todo quedó igual). En julio tuve mis últimos exámenes de la carrera (y sí, he aprobado todo aunque no con las notas que me esperaba, una hora después de mi último exámen tuve la cutre-ceremonia de graduación que tuvimos que “exportar” a Alemania porque lo de las becas no es tan típico, tuve mil correos y visitas a despachos para aclarar el estado de los tutores de mi TFG (a día de hoy todavía tengo problemas con ello) y un par de días más tarde me fui a Berlín como Workcampleiterin / Teamer de un workcamp internacional en un memorial de un campo de concentración.

IMG_20160729_225513
Dibujos en las antiguas cocinas de KZ Sachsenhausen
IMG_20160727_021217
Zona gris
IMG_20160726_141016
Entrada al campo

La duración del workcamp eran tres semanas, las dos primeras las compartimos con el grupo anterior y la última con el grupo siguiente. Los tres grupos estaban llenos de gente interesante y maravillosa, y sin duda aprendimos mucho sobre otros países, ya fuese en el plano cultural, histórico o político, también algo sobre la historia de Alemania y el presente de Alemania. No se desarrolló como había planeado, ya que muchas de las discusiones interesantes sobre temas como los derechos humanos, se llevaron a cabo de manera esporádica y cuando no todo el grupo estaba presente. Pero bueno. También he de decir que hay una diferencia abismal en ocasiones cuando a uno le toca  (o elige) ser teamer al cuidado de 13 jóvenes mayores de 18 años, que cuando uno es un participante voluntario dispuesto a tener un verano distinto. Me agobié en varias ocasiones, no pude controlar mis ataques de ira en otras, y eso que no era la primera vez que estaba en una posición así. El año pasado al menos tenía a una co-teamer que equilibraba la situación siempre. Si yo me enfadaba, ella me calmaba; si ella se enfadaba, yo la calmaba. Obviamente echo de menos a mi grupo, y al grupo anterior, pero lo cierto es que los últimos días ya estaba deseando que se acabase todo porque la motivación, el respeto hacia los demás había disminuido mucho y el pasotismo había aumentado demasiado, tanto que el día que teníamos que irnos sólo dos personas se dignaron a ayudar algo a recoger la cocina y cómo no… las charlas de la señora de la limpieza me las comía yo porque eran en alemán. Con el tercer grupo me infiltré en plan nueva participante para tener un par de días de vacaciones con gente que me caía excepcionalmente bien y creo que esos 4 o 5 días han sido mis únicas vacaciones reales en todo lo que llevo de verano.

IMG_20160813_220711
Dom+Lustgarten+un libro nuevo = relax total
IMG_20160820_183907
Berlinarteando un poco

El pasado domingo cambié Berlín y su ritmo de dormir 5 horas cada noche por Hannover, donde estoy haciendo el trabajo que al final conseguí en el Auswahlseminar de Weimar (yay!). Se trata de un curso de orientación con una asociación que organiza intercambios escolares. Trato de orientar en 3 semanas a un grupo de adolescentes de Latinoamérica para una estancia en Alemania durante un año en una familia alemana y en una escuela alemana con menos problemas. Es difícil porque hay mucho que decir, poco tiempo y son bastante indisciplinados. Pero lo intento. Lo curioso es que últimamente tengo la cabeza en las nubes y tengo errores de principiante, como por ejemplo el viernes, que me metí por error en el tren equivocado y era un IC (tipo tren de alta velocidad, caro, de larga distancia y en este caso con destino a Ámsterdam) en lugar de en un S-Bahn (tipo cercanías con destinto el centro de la ciudad). Entre la preparación de las clases y tener que encontrar tiempo para terminar el TFG no me queda mucho más tiempo libre. Lo bueno es que algunas de las cosas que les tengo que decir ya las tengo aquí colgadas o en borradores de cuando me da por escribir por un tema, pero se alarga y al final no lo publico.

IMG_20160824_202049
Atardecer desde el Machsee de Hannover
IMG_20160823_185250
Cuando vives en la periferia y al bajar del autobús te encuentras ovejas

Cuando termine este trabajo, volveré a mi ciudad en Baviera a terminar en pocos días el TFG, entregarlo, descansar e intentaré trabajar otras tres semanas para conseguir algo de dinero que necesito para pagarme el máster que voy a hacer a distancia antes de que el máster empiece. Mis amigos no entienden muy bien que dedique mis veranos a hacer tantas cosas que no sean meramente descansar, pero en el fondo me lo paso bien y lo más importante es que siempre acabo pensando que me servirá en el futuro. Tanto por el workcamp, como por el curso de orientación me dan un certificado de prácticas. Las prácticas del curso de orientación las puedo utilizar para mi formación adicional como consejera de plurilingüísmo. Por el workcamp no me pagaron, pero yo tampoco tuve que pagar y… “vacaciones” gratis en Berlín! Por el curso que hago ahora sí que me pagan y está bastante relacionado con mis estudios, así que es experiencia que consigo. Muchos/la mayoría de los alemanes de mi círculo de amigos o conocidos  (que han estudiado en la universidad) han “sacrificado” algunas vacaciones para hacer unas prácticas (algunas divertidas y en lugares de ensueño y otras más aburridas) y la verdad es que me gusta sentirme útil.

En mi año como aupair en teoría tenía como dos semanas de vacaciones (sin contar unos pocos días que tuve en Navidad aunque tuve que volver antes de reyes).  Por aquel entonces mi relación con la familia no era la mejor, pero tampoco era extremadamente mala. Yo había entrado en una dinámica de interesarme por lo que era bueno para mí, sonreír, tratar de sacarles conversación para practicar el alemán ya que su interés por aprender español se había desvanecido bastante… Teníamos una relación cordial, a veces mejor y otras peor. Con los abuelos me llevaba bastante bien :). Me dijeron que tenían planeado ir dos semanas a España, a una casa que tenían en la costa. Yo conocía la casa de fotos y porque les había ayudado a traducir un anuncio para alquilarla a unos precios que no mucha gente se podía permitir, pero bueno. La cuestión es que me dijeron que si quería ir con ellos, estaba más que invitada, pero que también podía decidir hacer cualquier otra cosa. Me lo planteé como cinco minutos: Vacaciones en la playa en Jávea (Alicante) cuando durante años he veraneado en Valencia = nada nuevo excepto más turistas. Vacaciones con la familia, que a la primera oportunidad que tuvieran me pedirían quedarme con la pequeña o sacar al perro, o hacer cualquier cosa de las que no me apetecería hacer en mis dos semanas de descanso. Vacaciones a la familia cuando quería descansar de ellos.
Lo cierto es que si hubieran decidido irse de vacaciones a cualquier otro lugar tipo Italia, Francia, Suiza o lo que fuera, me hubiera costado más decidirme y tal vez hubiera ido con ellos por la cosa de vacaciones “gratis” a cambio de un par de horas de trabajo.

En lugar de ir con ellos de vacaciones, decidí buscar una alternativa interesante y me topé con la oportunidad de hacer un voluntariado internacional en Alemania (también cerca de Berlín en un memorial de concentración) y fue una de las mejores decisiones que tomé. Podría haber vuelto a España a visitar a mis padres, haber tratado de organizar algo con mis amigos, haber ido a visitar otros países u otras ciudades por mi cuenta o con otra gente, pero no. Fue una experiencia extraordinaria, con gente genial, de nuevo me lo pasé genial, aprendí mucho, pude refrescar mi inglés porque en Köln mi objetivo era hablar “sólo” alemán y lo estaba consiguiendo pero a cambio mis otros idiomas se estaban atrofiando, tuvimos un encuentro con dos antiguas prisioneras del campo… Decidí vivir la experiencia de estar en Alemania desde otro punto de vista y me encantó. En serio, no puedo hacer otra cosa que recomendarlo, siendo o no siendo aupair un voluntariado internacional con una ONG que no te saque los ojos y te permita tener unas vacaciones baratas haciendo algo bueno con buena gente.

Actualmente tengo una “nueva familia alemana” con la que tengo muy buena relación, me encantan los niños a los que cuido de vez en cuando, me encantan los padres, y las veces que me han ofrecido ir con ellos de “vacaciones” (fin de semana largo, en adviento, etc.) ha sido a Praga y encantadísima de ir, encantadísima de estar con ellos y encantadísima de cuidar de los niños. Además de que siempre han sido encantadores conmigo y me han dejado hacer planes a parte si yo quería o quedar con amigos allí o cualquier cosa y yo era más dada a quedarme con ellos porque con ellos sí que me siento parte de la familia y me gusta. Así que la decisión de vacaciones con o sin la familia depende mucho de la familia con la que uno viva y de uno mismo y como se sienta.

Suche Freunde – Busco amigos.

Imagino que todos coincidimos en que (aunque no siempre sea así) uno de los objetivos principales del aupair es mejorar al menos una lengua extranjera. Digo al menos, porque es bastante frecuente que en destinos no anglófonos, si no dominamos el idioma local, tratemos de hacernos entender mit Hände und Füßen (con pies y manos) y en ocasiones con la ayuda de otros idiomas auxiliares como el inglés. O al menos aunque tratemos de hablar en el otro idioma, siempre habrá alguien que te hable en inglés creyendo que te está haciendo un favor. (Después de 3 años me sigue pasando). Además de que no todas las personas que se van de aupair se van a un destino que tenga una lengua distinta a la suya. Pero centrémonos en lo de aprender lenguas extranjeras.

Sí, estar con la familia es una inmersión lingüística increíble, pero para que sea efectiva tiene que haber comunicación real, una inversión de tiempo con la familia (no sólo en el desayuno, comida y cena/ jugando un rato con los niños, sino también haciendo otras actividades juntos: ver la tele, hablar por hablar, hacer juegos familiares, cocinar,etc.), pero a veces la familia no basta. Independientemente de cómo sea tu relación con la familia, hay veces que necesitas un tiempo para ti, lejos de ellos. Esto a veces puede ser complicado, porque es un intercambio o un trabajo que no acaba a determinada hora. Una vez acabe tu turno, sigues viviendo ahí. Y hay veces que cuesta reconocer cuándo te están pidiendo algo como aupair en plan “vives en nuestra casa y te pagamos, así que hazlo” o en plan completamente amigable pero del que aunque no tengas muchas ganas, aún te sientes obligada a hacer (cosas que hacen complicada la convivencia).Por eso es importante, tener amigos también fuera de la familia.

El tema amigos es complicado. Posiblemente nos sea a todos familiar un objetivo de “no quiero juntarme con hispanófonos” no en un plan “racista”, sino de manera plenamente pragmática: si el objetivo es aprender otra lengua, con gente que hable la tuya a malas maneras la vas a mejorar, ¿no? Pero aunque ese sea el primer objetivo, dependiendo de dónde estés, resulta más difícil o menos difícil hacer amigos locales. Para explicar el proceso de amistad entre alemanes e hispanos se suele comparar con el ejemplo de Kokosnuss und Pfirsch/coconut and peach:

peach-and-coconutA primera vista el coco es duro, tiene una coraza por fuera y es difícil de abrir, mientras que el melocón es pura ternura, blandito y fácil de acceder a él. Pero una vez que has conseguido abrir el coco, esté es también blandito, mientras que la coraza que nos encontrábamos en el coco, en el melocotón se encuentra por dentro. Con esto se intenta animar a los melocotones a intentar una y otra vez a abrir el coco, requiere perseverancia, pero una vez que se consigue, puede que estos cocos sean amigos para siempre.

Si el hacer amigos locales lleva mucho tiempo, y necesitamos amigos ahora al final es posible que recaigamos en amigos de nuestra nacionalidad o que hablen nuestro idioma, que sinceramente también me parece importante. Hay días en los que odias el país y tienes ganas de estar en casa con los tuyos y estos amigos pueden ayudar a reconfortarte. Quizás sería interesante tener en cuenta nuestro concepto de amistas, que puede ser más amplio que el concepto de amistad de las personas locales. Para mí son “amigos” los que para los alemanes son “conocidos”, por ejemplo, pero es que en ocasiones no necesito a uno de mis 5 amigos íntimos que están en España, necesito simplemente a alguien con el que pueda tener una conversación agradable y con el que me pueda ir a pasear o a tomar un café. Otras opciones son buscar a otros aupairs de otros lugares, estudiantes de intercambio (erasmus oder was auch immer). Si hay una universidad cerca de donde vives, igual tienen un grupo internacional, con erasmus pero también con locales que se alegran de tener a gente internacional como amigos: es una gran oportunidad.

Más opciones son hacer amigos en la academia de idiomas, hacer algún deporte/bailar, etc. con gente, salir de fiesta, abrirte y hablar con todo el mundo, participar en algún programa de voluntariado, participar en algún tipo de taller (cerámica, punto de cruz, escritura creativa, qué se yo), acercarse a un grupo juvenil religioso (por lo que he oído molan bastante y no necesariamente tienes que ser suuuper creyente), Tinder u otras apps, el u o incluso trabajar:
si tienes unos horarios fijos, puedes pasarte por una academia de idiomas o por un bar, restaurante, pub y preguntar si necesitan a alguien. Con suerte tienen horarios que te permitan adaptarte y es una fuente de ingresos extra. El poder de las redes sociales, de los grupos de Facebook, etc. no se debería menospreciar. Durante mi aupair me hice visitante habitual de un karaoke con un par de amigas y conocimos a muchísima gente ahí (gracias a los vasos de vino y de Kölsch que nos animaban a hablar con la gente y nos desinhibían), nos terminamos haciendo amigas de la gente que trabajaba allí y de otros habituales, además de conocer  a otras personas que fueron una vez, pero con las que quedamos varias veces para hacer otros planes.

Uno de mis métodos favoritos de hacer amigos locales es mediante la búsqueda de un tandem partnerDesde mi primera estancia corta de verano en Alemania tengo contacto rápido con alemanes así. La primera vez fue un poco casualidad, ya que yo no lo conocía, pero gracias a unos “amigos” hispanos que hice, acabé en un Stammtisch (fig. mesa para habituales, pero en este caso se refiere a reuniones de intercambio lingüístico) y ahí conocí a unos alemanes que estaban interesados en aprender español (o mejorarlo) y yo estaba interesada en el alemán, así que era maravilloso poder quedar a tomar un café o algo con ellos. También de fiesta me encontré con gente que me propuso que fuésemos compañeros de tándem. En mi segundo verano en Alemania, ya que no era Berlín, sino una ciudad más pequeña aunque también llena de gente joven, me decidí a escribir un anuncio buscando amigos tandem partners incluso antes de llegar. Uno de ellos fue increíblemente amable y se ofreció a ayudarme con todos los trámites que tuviera que hacer y todo. Los otros también eran geniales: quedadas individuales, o grupales con más alemanes o más gente internacional, a beber un café en una plaza, una cerveza en un irlandés (estando en Alemania, sí) o una barbacoa a las orillas del Rhein. Paseos por la ciudad (y por sus rincones ocultos) o excursiones a otras ciudades y pueblecitos a las afueras. Y sobre todo, la seguridad de que si me surgía algún problema alguien más podría ayudarme. Durante el aupair me decidí también por buscar tándems para practicar otros idiomas que tenía un poco oxidados. Cuando volví a España por un año después de mi estancia aupair, también busqué tandems de alemán para echar un poco menos de menos Alemania. Y al empezar la universidad en Alemania los tándems vinieron a mí. Guardo muy gratas experiencias de estos encuentros y todavía tengo contacto con muchos de ellos a pesar de que vivamos en ciudades o países distintos.

tandempartnet

Mucho hablar de tándems, dando por supuesto que todo el mundo sabe lo que es, pero igual hay alguien que no: se trata de un encuentro con una persona con el objetivo de hablar en las dos lenguas que ambas partes quieren mejorar. Se puede hablar primer en una y luego en otra (para ello es preferible marcarse como un tiempo determinado para hablar en cada lengua), el idioma de la conversación puede variar según el tema de la conversación y el nivel de idioma de los participantes, se puede también hablar y responder o bien cada uno en su lengua o cada uno en la otra lengua, etc. El Berlunés tiene un artículo que vale oro sobre el tema. Y aunque se asegure que con un nivel bajo no funciona, todo es relativo. Mi primera vez yo tenía un nivel bajo de alemán, el otro tenía un nivel medio/alto de español, terminamos teniendo algo romántico (por mi parte no intencionadamente, simplemente pasó) y aunque pareciese que no, aprendí muchísimo más alemán.

¿Se os ocurren otras ideas de cómo hacer amigos locales en sociedades un tanto “frías”?

La cultura invisible – Think global, act local.

A pesar del estrés que me está suponiendo este último año en la universidad y la presión que tengo porque en mi universidad alemana no se estila lo de hacer exámenes de recuperación en el mismo semestre y para recuperar una asignatura por lo general tengo que esperar al siguiente semestre (o incluso dos semestres en asignaturas que no se impartan todos los semestres) para recuperar la nota. Aún me quedan dos exámenes, una presentación y la tesis, pero de algún modo estoy ligeramente más aliviada.

Esta mañana he recibido la noticia de que este verano podré trabajar como orientadora para adolescentes latinoamericanos que vengan a Alemania a pasar un año de intercambio y estoy que me muero de alegría. Yay!

Una de las primeras cosas más importantes que necesito transmitirles es algo que con el tiempo y la experiencia nos puede parecer bastante básico, pero para gente sin experiencia profunda con otras culturas no es tan obvio.

Preguntémonos qué es la cultura. Sin querer entrar en un plano muy teórico, cultura es prácticamente todo. Desde la literatura y el arte de una región, hasta la hora de comer, pasando por el modo de hacer lo que hacemos y de hacer lo que hacemos. La cultura siempre incluye a más de una persona haciendo determinada cosa, de lo contrario es un hábito individual.

Si tomamos 3 minutos de nuestro tiempo a pensar profundamente en qué puede influir la cultura a la hora de iniciar una experiencia como pasar un año en el extranjero, tal vez lleguemos a la conclusión de que existen culturas diferentes, que no tienen por qué ser mejores o peores, simplemente son distintas. Vale la pena preguntarse si uno está dispuesto a integrarse en la cultura del país de acogida y cuales son los beneficios de ello y si puede haber algún tipo de desventaja en ello. Un ejemplo que me encanta poner en estos casos es la siguiente situación:

Eres de Alandia, y te encanta ser alandés. Tenéis costumbres muy bonitas y no te gustaría por nada del mundo perderlas, porque Alandia es de lo mejor del mundo y como en Alandia no se está en ningún sitio. De pronto tienes la oportunidad de viajar a Belandia por un tiempo determinado y te encanta la idea de poder conocer a belandeses, aprender el idioma y ver el paisaje. Cuando llegas a Belandia, ves que la gente a primera vista no parecen tan diferentes. Son un poco más altos, pálidos y rubios, pero a parte de eso… Con el tiempo empiezas a notar un par de diferencias a través de malentendidos: al saludaros se ha dado una situación rara/graciosa/incómoda, hay gestos que aparentemente no significan lo mismo para ti que para los belandeses, en ocasiones la gente te mira de manera rara cuando haces determinadas cosas… Y entiendes que aunque al principio no creyeses que existían muchas diferencias, sí que las hay. A pesar de que no querías perder las costumbres de Alandia, para no morir durante tu estancia en Belandia has tenido que acostumbrarte en dirección contraria antes de cruzar una calle, porque la gente en Belandia conduce por el sentido contrario. Sin embargo, sigues comiendo a las horas a las que comes en Alandia, aunque eso implique comer sola porque los belandeses comen más tarde. Crees que has aprendido muchas diferencias, y que algunas son visibles y otras invisibles, pero aún así siguen dándose situaciones conflictivas/raras. Por ejemplo, ahora que te has adaptado a cruzar la calle mirando en dirección contraria, siempre no venga un coche tu cruzas. Notas miradas de odio cuando haces esto, pero no identificas a qué vienen.
Con el tiempo descubres que las culturas tienen varios niveles y que son como un iceberg: con suerte vemos la punta, pero oculta bajo el agua está la parte más grande, la base.

El modelo iceberg de cultura (Edward T. Hall) muestra exactamente eso, que hay partes de la cultura que se pueden ver con facilidad: lengua, vestimenta, arte, etc. Pero a su vez hay otras tantas que son invisibles, más abstractas y que al no verlas, muchas veces no pensamos en que haya diferencias o que tan siquiera existan.

Cultural Iceberg opengecko_thumb[7]
Modelo iceberg de cultura 

Muchas veces ni nosotros mismos somos conscientes de algunas de las partes que están sumergidas en nuestra propia cultura, las tomamos como válidas pero no pensamos realmente en ellas. Y eso dificulta aún más darse cuenta de la existencia de ello en otras culturas.

Hay muchísimos libros de “qué no hacer en X país” o “cómo comportarse en Y país”. Muchos de ellos están basados en los estándares culturales (Alexander Thomas) que son como generalidades o estereotipos de un grupo que ayudan a entender cómo funciona la mayoría de ese grupo por lo general. Algunos de los Kulturstandards de Alemania son la puntualidad, el respeto por las normas, la comunicación directa, el ir al grano también en el trabajo… Si comparamos los Kulturstandards de un país con los de otro podemos identificar algunas de las diferencias y minimizar los conflictos. Los estereotipos alemanes dicen un poco lo mismo que los Kulturstandards expresado a veces de manera un tanto peyorativa (cabezas cuadradas, etc.). Yo lo pienso ahora, y me hubiese venido muy bien haber sabido a tiempo el estilo de comunicación alemana: no todos, pero tienden a ser directos. Esto se traduce a que mientras que ellos piensan que en España somos poco educados por usar en comparación menos el uso de “usted” u otras cosas, yo pensaba que ellos eran maleducados por ser tan directos en situaciones en las que un español medio “mentiría” por cortesía. Descubrir que tendían a ser así, también ha llegado a cohibirme y a día de hoy no se me ocurre preguntar cosas cuya respuesta no quiero saber realmente, es decir, nada de “¿piensas que soy guapa?” o “¿estoy gorda?” porque igual la respuesta me hunde en la miseria.
A su vez, las dimensiones culturales (Geert Hofstede) nos indican si un país tiene mayor o menor distancia de poder, si son más colectivistas o individualistas, etc. Aunque a veces pueda parecer mucho, Hofstede considera que las culturas son el “software of the mind” ya que estamos programados de determinada manera, pero lo bueno es que podemos integrar más softwares.

blog-picture-software-1
Software of the mind

Conociendo lo que está debajo del iceberg, podemos evitar muchas situaciones de conflicto (no tienen por que ser problemas, también pueden ser pequeños malentendidos). Algo típico en este aspecto es por ejemplo el saludo o la distancia mantenida al hablar: posiblemente nos resulte familiar la escena de nosotros yendo a darle un beso a alguien y esta persona viniendo a darnos la mano o el sentimiento de incomodidad cuando nos invaden nuestro espacio personal (que varía de persona a persona y de cultura a cultura). No estoy diciendo que haya que aceptar, tolerar y adoptarlo todo, pero es necesario conocerlos y saber que están ahí. Tampoco estoy diciendo que todos los individuos de tal país sean iguales. Hay algunos (muchos) que están programados de una única manera y luego hay otros que ya sea porque han viajado, conocido otras culturas o cualquier otro motivo tienen otros softwares incluidos y estos les hacen ser diferentes al resto o no comportarse como el ciudadano medio

Conociendo lo que está debajo del iceberg, cada vez que vivamos una situación “rara” podemos preguntarnos a qué se debe y reflexionar sobre ello. Viviendo con una familia de otra cultura es importante hablar y explicar por qué se hacen las cosas de determinada manera. Es bastante frecuente que las familias que acogen a latinos crean que tienen problemas de higiene si no ven que lavan su ropa interior con el resto de la ropa, mientras que para muchos latinos es normal lavar la ropa interior a parte, incluso a mano porque nadie tiene por qué ver la ropa íntima de uno (yo ahora que hago mi propia colada sin ropa de otras personas la meto en la lavadora, pero en casa con mis padres la lavo a mano). Para muchos en Europa es raro ver que la gente tire el papel higiénico después de haberlo utilizado en la papelera en lugar de por el váter, mientras que en otros tantos países lo normal es no tirarlo por el váter si no quieres que el váter se atasque. Hablando de este tipo de cosas a tiempo uno no sólo se evita que los malentendidos vayan creciendo más y más y que la gente tenga una impresión errónea de ti y de la cultura a la que representas, sino que las otras personas irán aprendiendo cosas pragmáticas de tu cultura, cosas que no se ven a simple vista, pero que son bastante importantes.

Por todo esto, mi mayor consejo al viajar a otro país es “think global, act local” o el “haya donde fueres, haz lo que vieres” hasta los límites que te quieras poner. Si en Celandia es costumbre lapidar a adulteras y tú no estás obligada a hacerlo y no te sientes cómoda, no lo hagas. Si en Delandia hacen demasiadas cosas que tú personalmente no harías y a muchas de estás cosas estás obligada a hacerlas por ley, igual es mejor que no vayas.